El growth hacking es una técnica de marketing muy común en los entornos de las startups, cuyo objetivo es el de conseguir un crecimiento rápido de usuarios, haciendo uso de los menores recursos económicos posibles.

Aunque en España todavía se encuentra en proceso de implantación, en otros países como Estados Unidos el growth hacking es una de las estrategias de marketing más empleadas por las startups. La figura del growth hacker se ha convertido en una de las profesiones más demandadas en el sector.

Qué es el growth hacking

El growth hacking se basa lograr el máximo rendimiento con los mínimos recursos posibles. El growth hacker diseña estrategias para conseguir un crecimiento rápido y exponencial de usuarios con el objetivo de mejorar los ingresos y el impacto de las empresas en el mercado.

En estas técnicas de crecimiento es necesario que se haga uso del mínimo de recursos y gastos. Para ello, será necesario contar con el trabajo de profesionales dotados con un alto nivel de creatividad y capaces de descartar con rapidez estrategias fallidas e implantar nuevas tácticas.

La ética y el growth hacking

Hay que tener cuidado a la hora de implantar el growth hacking en los planes de marketing. Existen técnicas muy efectivas para aumentar de manera rápida el número de usuarios que podrían volverse en nuestra contra en un futuro.

Este es el caso del spam. No hay que olvidar que el objetivo de cualquier estrategia de negocio debe ser el de acercarse al usuario para intentar resolver con nuestros servicios alguna de sus necesidades.

Asimismo, si abandonas la ética en tu negocio y te dejas influir por la táctica de: “el fin justifica los medios”, la imagen y la reputación de tu empresa podrían verse afectadas. Con un flujo de usuarios descontentos y una caída en las valoraciones de tus servicios te resultaría muy complicado remontar el vuelo.

El growth hacker

Anteriormente, hemos visto que el growth hacker es el encargado de diseñar los planes necesarios para aumentar de forma ágil y veloz el tráfico de usuarios de una empresa utilizando los mínimos recursos posibles.

Vamos a ver ahora qué perfil se ajusta mejor a las características de este nuevo profesional del mundo del marketing que se ha convertido en uno de los más apreciados en el sector.

Características del growth hacker

  • Analítico: Un buen analítico no solo recoge datos como un ordenador. Sabe cuáles son los datos útiles para su empresa y cómo modificar los planes de marketing para cambiar una dinámica.
  • Creativo: Es una de las características más importantes en marketing digital. Asimismo, debe ser una persona con una imaginación muy activa y con una capacidad inventiva que haga que la empresa se diferencie de la competencia por su originalidad.
  • Multidisciplinar: Un buen estratega debe conocer varias áreas diferentes y saber aprovechar lo mejor de cada una para conseguir el máximo rendimiento a las estrategias. Un buen growth hacker nunca puede ser una persona de ideas fijas.
  • Ágil: Decisiones rápidas, ensayo y error sin tiempo para las lamentaciones. Velocidad para diseñar, probar y descartar en un corto periodo de tiempo. Estas son las características que debe reunir un buen profesional del growth hacking.

Cómo poner en práctica el growth hacking

Para poner en práctica estas técnicas de crecimiento debes buscar un profesional que reúna las características descritas en el apartado anterior. Por lo tanto, sé inteligente y fíjate bien dentro de tu plantilla porque podrías tener entre tus trabajadores un gran growth hacker.

Algunas actividades habituales y áreas de trabajo del growth hacking son:

  • Web scraping: Extracción de información del sitio web y de los sitios de la competencia mediante herramientas específicas.
  • Test A/B: Cualquier estrategia que se quiera implantar deberá ser probada para saber si es efectiva. También se debe comparar con otras opciones para comprobar si da mejores resultados. De esta manera, el éxito de un plan se medirá por la aceptación de los usuarios y no por el filtro de otros componentes del equipo.
  • SEO: El posicionamiento web es clave para la atracción de usuarios. El growth hacking trata de buscar alternativas para diferenciarse de sus competidores y diseñar tácticas originales para llegar a los puestos más altos en los buscadores.
  • Escucha social: No basta con estar en las redes sociales para atraer usuarios a una web. El growth Hacking implica estudiar las redes y conseguir un diálogo con cada cliente potencial al que queramos ofrecerle nuestros servicios.

Hacking tools

En este apartado, denominaremos como hacking tools a las herramientas, programas o aplicaciones específicas para desarrollar las estrategias de growth hacking. A continuación te ofrecemos una lista con algunas de los mejores hacking tools disponibles.

Cuantas más herramientas pruebes, mejor sabrás cuáles son las que más se adaptan a las necesidades de tu empresa, ese es el espíritu del growth hacking. Aunque no olvides que hay muchas herramientas, esta solo es una pequeña selección:

  • Semrush
  • Sistrix
  • Mailchimp
  • Hootsuite
  • Social mention
  • Hotjar
  • Ubersuggest
  • Google Analytics
  • Import

El mundo del growth hacking es apasionante y lleno de posibilidades, por eso atrae cada vez a más profesionales. Porque sacar el máximo partido de un proyecto web no es fácil, pero si se tienen los conocimientos y herramientas necesarios, estaremos fijando buenas bases de trabajo.