No es un secreto, ni se trata de nada nuevo: el marketing de contenidos permanece como tendencia entre empresas y especialistas de marketing. Una encuesta de Siege Media reveló en 2020 que 56% de las empresas encuestadas incrementarían su presupuesto para la creación de contenido. Por su parte, el 84% de las organizaciones consultadas el mismo año por Semrush aseguraron tener una estrategia de content marketing. Incluso, más del 70% están convencidas de que sus esfuerzos en esta opción funcionaron mejor que en 2019. Esta encuesta también encontró que la optimización para motores de búsqueda así como la actualización y el replanteamiento de contenido existente fueron las tácticas más implementadas por los equipos de marketing (75% y 61%, respectivamente). Y en esto último tiene mucho que ver la redacción de contenidos.

Como dijimos, no es casualidad y así lo confirma la misma encuesta de Semrush al encontrar que el 92% de empresas consultadas generan contenidos para blogs (posts). Pero no todos los artículos publicados logran los objetivos de posicionar la web en los motores de búsqueda, captar leads e incrementar las ventas. Si quieres que tus posts alcancen el éxito, debes seguir las siguientes recomendaciones.

La redacción de contenidos debe ser pertinente

El propósito fundamental de la redacción de contenidos es conectar con la audiencia. En este sentido, el tema de los posts debe formar parte de los intereses de tu público target y responder a sus preguntas. Aunque no todas las publicaciones necesariamente estén relacionadas con tu producto o servicio, sí han de ser pertinentes con el sector en el que opera tu negocio. Mediante contenidos aptos para SEO, bien documentados, informativos y atractivos acerca de los temas que preocupan a tu audiencia, tu compañía gana reputación. Y al afirmarse como experta en su área, incrementa las posibilidades de posicionarse orgánicamente entre los primeros resultados de las SERP (Search Engine Results Page).

Investigar las palabras clave es esencial en la redacción de contenidos

En efecto, la redacción de contenidos optimizados para SEO comienza con la investigación de las keywords o palabras clave. Dichas palabras o frases representan la intención del cliente y son el principal indicador de si el tema abordado es valioso y significativo para tu audiencia. Antes de seleccionar las keywords, es imprescindible preguntarse:

  • ¿Cuál es la palabra clave relacionada con mi tema más planteada en el motor de búsqueda? ¿Cuántas personas la están buscando?
  • ¿Es una keyword competitiva?
  • ¿En qué etapa del customer journey encaja esta palabra clave?

Cumplir desde el inicio con esta investigación —de forma metódica— asegura la relevancia de tu contenido. Igualmente, produce un nivel de impacto positivo en tu audiencia y en tu negocio, mediante la generación de tráfico y conversiones en el largo plazo. Por otro lado, la investigación continua de las keywords te mantiene actualizado en relación a los cambios en las tendencias de compra y consumo. Sin duda, esto te proporciona una visión más amplia de tu mercado en determinados momentos, lo que se convierte en una ventaja competitiva.

La redacción de contenidos debe apuntar al posicionamiento

A día de hoy, las páginas de resultados de Google son mucho más que una relación de enlaces. De hecho, el motor de búsqueda más popular a nivel mundial presenta sus resultados de diversas formas visuales para que los usuarios encuentren de manera más rápida la información que les interesa.

En función de la búsqueda, Google ofrece diferentes tipos de resultados, desde fragmentos destacados hasta paquetes locales y vídeos. Uno de ellos es el cuadro de preguntas y respuestas vinculadas al planteamiento del cliente. Si el contenido que escribes logra situarse en esta categoría, tu porcentaje de clics podría alcanzar más de un 30%.

Aun cuando no existan recomendaciones infalibles en el ámbito del SEO para lograr un buen posicionamiento de inmediato, sí deberías seguir unas pautas esenciales:

Busca palabras clave que generen resultados universales

Es decir, orienta la búsqueda de keywords a aquellas que expresen de forma explícita o implícita una pregunta.

Estructura tu contenido de forma ordenada 

Esta es una norma básica en la redacción de contenidos. Organiza tus posts en párrafos cortos y cuerpos de texto no mayores de 300 palabras entre títulos H2 y H3. Estos últimos deben tener un orden jerárquico, coherente y claro que facilite la comprensión del tema y los subtemas relacionados. Para Google, esta estructuración es crítica, porque extrae gran parte de sus cuadros de respuestas de las tablas de contenido que presentan automáticamente los artículos. Es ideal plantear respuestas breves y directas después del subtítulo. Asimismo, recomendamos emplear el marcado HTML preciso para las listas y las tablas. De esta manera, el motor de búsqueda podrá rastrear la lista o la tabla y hasta premiar a tu sitio web con un buen posicionamiento. Por supuesto, esto dependerá de lo concretas y completas que sean las respuestas a las preguntas.

No olvides el linkbuilding

La construcción de enlaces aún forma parte de los criterios de clasificación para el SEO. Los enlaces internos a tus propios artículos o hacia tu página web en tus posts genera un retorno natural a tu sitio web. Pero también es relevante incluir enlaces a sitios de terceros, ya sean otras empresas o instituciones con prestigio y autoridad. Enlazar a sitios relevantes sobre la temática es positivo para reforzar la propia autoridad de tu empresa como especialista en el área en la que se desempeña.

Incluye otro tipo de contenidos en el contextos de tus posts  

Los contenidos como imágenes, infografías, podcasts y vídeos enriquecen tus artículos y los hacen más atractivos para tus lectores. En este caso, no olvides etiquetarlos con un código de inserción. Este elemento impulsa que los contenidos se compartan y también agrega un enlace de retorno a la fuente original. Además, dichos contenidos complementarios aumentan la probabilidad de que otros sitios web lo enlacen como links externos. Así que enfócate en la calidad.

Monitoriza tu estrategia de contenidos

Si algo es indispensable en la redacción de contenidos es la monitorización del rendimiento de la estrategia. A los efectos, puedes emplear herramientas gratuitas como Google Analytics para realizar el seguimiento de las visitas a tu sitio web y del tiempo de navegación de los usuarios. También puedes visibilizar aspectos como la tasa de rebote o la activación de Clicks to Action para conocer de qué modo interactúan los visitantes con tu página después de llegar a tu contenido.

Desde esta perspectiva, las altas tasas de rebote son indicativos de un tiempo promedio muy bajo de permanencia en dicho canal. Esto puede significar que tus artículos no están resultando relevantes para las búsquedas del cliente potencial. Por otra parte, debes considerar la cantidad de interacciones (shares, likes, etc.) cuando lo compartes en redes sociales. Esto te aportará un conocimiento sobre la capacidad de viralidad de los posts. Más aún, tener en cuenta estas métricas te ayudará a saber qué piezas de contenido tienen mayor aceptación para replicarlas a futuro.

¿Necesitas ayuda para crear contenido?

En esMarketing nos especializamos en la creación y gestión de contenido para tu estrategia de marketing. Con este propósito, aplicamos los criterios expuestos, así como otros que impulsan el posicionamiento de tu blog o sitio web. Contamos con un amplio equipo de redactores cualificados y de la infraestructura tecnológica necesaria para la monitorización de los esfuerzos. Lo mejor de todo es que nuestros servicios son accesibles para pymes y autónomos. Por tanto, no requieres de una gran inversión inicial, sólo de un módico importe mensual.

¡Contáctanos y delega en nosotros la redacción de contenidos que conecten con tu audiencia e impulsen el posicionamiento de tu marca!